Gotas, recuerdos

¿Puedes escuchar las gotas golpear contra el techo?

son sonidos agridulces que traen recuerdos.

Es verdad y lo siento,  he intentado olvidar

pero la neblina hace volver incluso lo que no existe.

Aquí, bajo el techo de recuerdos que desea desplomarse

el viento, la brisa, resuenan contra mis opacas memorias

y entonces no puedo evitar preguntarme

¿cuántas tardes lluviosas he de seguir contemplando?

Aún no

Un lugar donde no hay razón para llorar
allí donde tantos hemos deseado llegar
ni siquiera se encuentra lejos
estamos justo sobre el, pero
aún no es el momento de ver como todo vuelve a nacer.

Gracias

Aunque no sea tan importante en tu vida
gracias por recordarme
por hablarme
y animarme.

A pesar de que pueda ser insoportable
gracias por tolerarme
por comprenderme
y ser amable.

Y ahora sólo espero me perdones
por no decir  “gracias”
por no entregar esta carta
por borrar de aquí tu nombre.

Disculpame
por ser tan obstinada
por negar tu recuerdo
y negar que sí te aprecio.

Tal vez un día me acerque y entonces diga lo que siento.