La primera vez que escribí

Standard

La primera ves que escribí… yo

intente escribir con alegría

me esforze por sonar feliz

deseaba plasmar mi sonrisa

pero acabé escribiendo sobre ti.

 

Si te cuento algo ¿te alegras?

Standard

Quiero hacer tantas cosas nuevas, y el miedo no deja de estar sobre mi, “nunca es tarde para fallar”.
Ayer sentí que la cuenta regresiva habia quedado estancada, pero alguien me ayudo a seguir contando.

Incluso si solo soy una milesima de mejor persona que el día anterior, eso será suficiente razón para sonreír ¿verdad?

Me prometí no hablar hoy de mis sentimientos tristes con las personas que quiero así que platiquemos de las cosas asombrosas que nos sucederán un día… porque cuando estoy con ustedes no siento temor.

La compasión de todos estos años, yo no la queria, pero espero un día pueda devolverte el favor, mientras tanto seguiré aquí, sin llorar… porque cuando estoy contigo no quiero escapar.

Si ves el cielo con detenimiento te darás cuenta de que nunca es igual, yo puedo ayudarte a comprobarlo… porque si te quedas a mi lado, tendremos el doble de tiempo para equivocarnos.

En el pronóstico dijeron que en la noche llovería, aunque leí que las personas mas felices no temen mojarse bajo la lluvia aún así llevaré mi paraguas y tendre una excusa para caminar cerca de ti.

Esta vez no quiero solo decir gracias, ya tengo muy gastada esa palabra, esta vez haré algo que haga muy felices a las personas que me hacen fuerte.

Ahora dejame contarte algo que te hará feliz…

Podrías

Standard
Puedes sonreír
 puedes pedir ayuda
 puedes ser sincero
 puedes entrar
 puedes salir
Puedes olvidar y perdonar
 puedes empezar de nuevo
 intentarlo una vez más
 nadie te lo impide
 a nadie tan siquiera 
 le interesa detenerte
Si lo desearas podrías hacerlo
 pero no lo haces
 lo cual no entiendo
 y tú ¿tampoco?.

Gotas, recuerdos

Standard

¿Puedes escuchar las gotas golpear contra el techo?

son sonidos agridulces que traen recuerdos.

Es verdad y lo siento,  he intentado olvidar

pero la neblina hace volver incluso lo que no existe.

Aquí, bajo el techo de recuerdos que desea desplomarse

el viento, la brisa, resuenan contra mis opacas memorias

y entonces no puedo evitar preguntarme

¿cuántas tardes lluviosas he de seguir contemplando?

Al menos lo intentamos

Standard

cropped-38212565_big_p1.jpg

Somos débiles

un simple charco nos hace desviarnos

una llovizna nos obliga a buscar refugio

unas palabras nos rompen

una mirada nos atraviesa.

 

Intentamos escapar

pero una puerta nos detiene

ni siquiera tenemos dinero para una llave

y si lo tuviésemos

no tendríamos valor para salir.

 

Nos engañamos a nosotros mismos

con suaves palabras

y amables cumplidos

al menos somos algo listos, porque

no logramos convencernos como es debido.

 

A veces nos sentimos importantes

e intentamos seguir adelante

pero nos topamos con los pesimi-realistas

que nos recuerdan que estamos atrapados

que aun debemos esperar un poco más.

 

Nos sentamos a contar el tiempo

nos cansamos de esperar

y lo volvemos a intentar.

 

-N.N.
#mywintermemories

Los niños sí entienden.

Standard

-Así es pequeña tu tía Flor está aquí, puedes ver su nombre escrito en la placa.

-¿Allí dice tía Flor?

-Sí, ella ya no estará con nosotros. ¿Entiendes?

-Dime tío ¿y aquí quién está? (señalando a la placa de al lado)

-Mmm, pues, aquí está Lucia…

-Ohhh, ¿y aquí?

-Un señor llamado Ricardo Cordova

(10 minutos más tarde y 20 tumbas más lejos)

¿Y aquí también hay niños?

-Ya debemos irnos.

-Bien ¿cuando volvemos?

-Pronto.

-Bien, la próxima empezaremos por donde nos quedamos.